Pruebas ocultas

Género: Poesía

 

Año: 2015

 

Páginas: 82

 

Colección: Bajo llave

 

Editores: Bonobos 

 

Precio: $130.00

“Nosotros crecemos y crecemos / pero la proporción del universo / a nuestro tamaño sigue igual”, escribe el poeta estadounidense Bill Mohr. Pruebas ocultas tiene la mirada clavada en el fenómeno de la proporción, no como problema sino como condición de la vida humana, individual y colectiva, sobre la tierra. ¿Cómo podemos llegar a entender la relación entre los elementos discretos que componen nuestra realidad? ¿Y cómo, paradójicamente, podemos llegar a aceptar su esencia inconexa? ¿Qué es lo que nos pasa cuando logramos distanciarnos para verlos –y vernos– en toda su misteriosa banalidad, en la torpeza y la ternura que impulsan nuestra búsqueda de contacto, de sentido, de experiencia duradera?

  La mirada aguda y generosa de un poeta como Bill Mohr sólo podría ser preservada en un lenguaje vital, directo, nacido de una curiosidad incansable. Y así es. La música sutil de Pruebas ocultas, sus registros cotidianos y lo inusitado de sus metáforas concurren para poner en escena la memoria: vemos a la madre que plancha ropa mientras bebe cerveza, a un amigo poeta muriéndose solo en el hospital, el drama sordo de un auto robado, la habitación de Vallejo, un gato viendo la lluvia desde un alféizar: seres que crecen y crecen aunque la proporción del universo a su tamaño sigue igual. Estos poemas francos y coruscantes, poemas que buscan vivir de manera sincera su propia proporción, han sido traducidos por José Luis Rico con minucia, y logran, en español, la misma inmediatez que luce el texto original. Pruebas ocultas nos ofrece “la bendición de atestiguar cómo mi evasión aluzará calmadamente / los retazos de una sed constante”. En ese sentido, hay sed tanto como agua para saciarla: ¿qué es la poesía sino eso?

Robin Myers