Autor

 

 

PRIMERO ARRANCA ESA FOTO

Y ÚSALA PARA LIMPIARTE EL CULO

 

Primero arranca su fotografía y úsala para limpiarte el culo.

Rompe la foto de ese malvado sujeto,

tírala sin prisas al desagüe

y larguémonos del podrido ayer.

En el lugar preciso en que estaba su estatua

levantemos un primer pilar de la democracia,

levantemos un espléndido monumento

a nuestros estudiantes sagrados, los mártires caídos.

Ah, rápido, larguémonos de nuestro podrido ayer.

 

No hay nada a qué temerle ahora,

está bien prenderle fuego a su retrato:

la sonriente foto de ese malvado sujeto,

el mismísimo símbolo de lo fraudulento, de la adulación,

         de todo tipo de vicio…

encajada hasta los últimos rincones y ranuras de la tierra,

la distinguida cara de ese sujeto en una foto:

en oficinas de barrio y en ayuntamientos,

en todos los despachos de todas las compañías,

en esta y aquella asociación, en clubes,

por no mencionar bares, comedores, zapaterías,

tiendas de comercio, gasolineras,

librerías, escuelas, cada primaria del país, en guarderías

         infantiles;

venerada en todo sitio por los honrados ciudadanos,

quienes miraban fijamente, mañana y noche, esa foto.

Era en verdad emblema de opresión y tiranía,

fotografía de un sujeto putrefacto,

y, ah, la imagen de un asesino…

Tú y yo, y hermanas y hermanos y madres,

Chul-su y Yong-sik, señor Kang, sargento Yu,

teniente coronel Kang, todos sabíamos lo que era

         en realidad ese tipo,

pero nos aguantamos, temerosos, callados con tal

         de mantenernos vivos,

con miedo a ser tildados de Rojos,

porque era conveniente, con tal de ganar plata,

con tal de proseguir con nuestras vidas miserables,

venerábamos su rostro circunspecto como si fuera el altar

           de nuestros antepasados

mas todos conocíamos al fulano hasta el fondo

        de sus entrañas;

pero por pura inercia, por la fuerza de la costumbre,

siempre en un susurro,

sin poder decir todo lo que queríamos,

totalmente desgastados y exhaustos,

seguíamos siempre aguantando

la fotografía de ese malvado sujeto

hasta hoy: hoy es el día en que debe firmemente ser rota

           en pedazos.

[…]