Aparece un instante, nevermore

Género: Poesía

 

Año: 2012

 

Páginas: 80

 

Editores: Bonobos / Universidad Nacional Autónoma de México

 

Colección: Reino de Nadie

 

Precio: $130.00

 

La escritura del poema será siempre la de un recomienzo permanente. En su realidad verbal, las conjugaciones de todos los tiempos allí confluyen; por eso mismo, el pasado remoto o el cercano por no hablar de los recuerdos proféticos aflora en los pasajes de Aparece un instante, Nevermore con una resolución entrañablemente nítida y próxima. De espaldas a una actualidad casi siempre banal, Malva Flores (Ciudad de México, 1961) escribe palabras imantadas de memoria y de presente; con tales instrumentos, reconstruye y restituye una presencia y una pérdida a lo largo de este intenso poema-río donde no hay zona vedada para el vasto poder de sus evocaciones.

 

 

Guiada por la stella polaris de la mejor música versal, el aliento narrativo del volumen enlaza imágenes y sucesos de difuntos tutelares tanto del vivir como de las letras con el presente de la autora, dando lugar a una trama de significados y de significaciones donde las aguas de la vida y de la literatura forman un delta de innumerables brazos. Por otra parte, el amplio bestiario nombrado por la poeta en las filias de Ted Hughes se conjunta con el paisaje de los otros reinos, expuesto a la alquimia de la luz y de la sombra o la invención de inéditas simbologías.

 

 

La suma de tan variados cruces entre fondo y forma, por momentos en íntima confusión, en inclemente combustión, hacen de Aparece un instante, Nevermore un libro aparte entre los publicados por Malva Flores. A todo esto hay que añadir una gozosa liviandad que surge entre el dolor demasiado humano y el éxtasis demasiado angelical, aportando al poema estados de ánimo diversos y, en algunos casos, de sutiles y felices contrastes. Experiencia escritural de madurez, las páginas de este volumen tornan esencial la fugacidad del presente por obra y gracia de la permanencia de un pasado, convertido ya en sedimento de los rituales de la memoria.

 

 

ERNESTO LUMBRERAS